OFERTAS

Fotografía de Pesca - Escogiendo el equipo adecuado

Por Anònim / 5 de Marzo 2014

Fotografías de pesca

¿Somos fotógrafos si obtenemos nuestra imagen de una ráfaga de 10 fotogramas por segundo de una réflex, pero no lo somos si obtenemos nuestra imagen de uno de los 25 cuadros en HD de nuestra Go-Pro?

¿Somos realizadores de video si grabamos con nuestra Handycam pero no lo somos si lo hacemos con una cámara Evil?

¿O todo depende del tamaño del CCD y la cantidad de pixeles con que se mire?

La primer técnica que debemos desarrollar para conseguir una imagen, en este caso me refiero a la Fotografía de Pesca y Outdoor, es la visualización de eso que va a ocurrir delante nuestro y para lo cual tenemos (si nos hemos anticipado con nuestra visualización) un breve instante en que decidir nuestra posición, la perspectiva determinada por el ángulo del lente y lo que queremos destacar del motivo.

Luego, aunque dentro de ese breve instante, quedará ajustar la exposición según como incide la luz, pudiendo en muchos casos hacerse automáticamente, pero ese es un recurso técnico que abordaremos en otros post.

Es decir, que la primer técnica depende de nosotros mismos y poco tiene que ver con la tecnología. Serán la perspectiva obtenida por nuestra posición y el ángulo del lente, los elementos básicos para crear una imagen de aquello que tenemos delante.

En este sentido, debemos escoger un equipo que permita manipularse en situaciones características de la pesca con mosca: teniendo solo una mano libre, necesitando protección sumergible, posicionarse en rincones de difícil acceso, etc

La cámara del teléfono móvil y la Go-Pro son ideales para esto, y las compactas también podrían considerarse aunque ya necesitando muchas veces las dos manos para controlarla, pero con la ventaja de tener más recursos de control de la imagen. Todas tienen sistemas de protección sumergible dedicados.

Pesca en Río Gallegos

 

 

 

 

 

Cámaras Reflex, Híbrida (Evil) o Handycam son opciones de mayor calidad de imagen pero requieren una dedicación mucho mayor durante la jornada de pesca. Estas opciones son buenas cuando vamos con un compañero de pesca con quién podemos alternar tramos de pesca y fotografía, teniendo la cámara siempre resguardada o, cuando estamos dispuestos a sacrificar buena parte del día de pesca buscando los ángulos más sorprendentes del río, ubicando el trípode y dejando la cámara grabando mientras pescamos determinados tramos, sin llevarla todo el tiempo encima nuestro con el riesgo de caída al agua.

La "primera clave" para hacer buenas fotos o  planos es nuestra posición y la correcta utilización del "grip" del equipo. Esto que parece obvio, muchas veces es el principal obstáculo para hacer una buena imagen. Hay equipos con un agarre ergonómico (compactas), con variedad de soportes dentro de un concepto "manos libres" (Go-Pro) y con carcasa protectora (teléfono móvil) que ofrece la seguridad necesaria en la manipulación evitando lo resbaladizo de la funda.

Acompañando de unas mochilas estancas  para proteger todo el equipo, lo siguiente es nuestra postura, y doblar las rodillas agachándonos a una altura ideal para una buena visión muchas veces nos resulta "demasiado esfuerzo” y la gran mayoría de fotos resultan en un ángulo "picado" desde arriba hacia abajo cuando ese ángulo no refleja la imagen que nosotros percibimos en ese momento, sin contar que esa "percepción" es el resultado de distintas visiones que en movimiento nosotros somos capaces de relacionar en un "recuerdo" de forma natural.

Ya lo dijo Robert Capa, Si tus fotos no son lo suficientemente buenas, es que no te has acercado lo suficiente.

Sé el primero de tus amigos en compartir este post